jueves, 11 de agosto de 2011

Vida.

¿Cuánto tiempo pasa la gente pensando en sus problemas? ¿O recordando situaciones y momentos dolorosos de su vida? ¿Por qué hay personas que llegan a terminar con su vida por el hecho de haber terminado con una pareja? ¿Tan poco vale nuestra vida? ¿Por qué sólo la gente que tiene algún problema grave de salud disfruta su vida al máximo, mientras que todos los demás la desperdician sin problema alguno? ¿Realmente hay que llegar al límite para abrir los ojos y reaccionar?
Entiendo que tarde o temprano la vida se termina, pero ... ¿Por qué no intentar disfrutarla más? Disfrutar de esos momentos pequeños, pero que sin embargo nos llenan el alma; un abrazo de mamá, un domingo en familia, una tarde con amigos,un día de sol y ¿por qué no uno de lluvia también?. Un amanecer mirando el mar, una noche estrellada. Cosas que nadie puede prohibir, cosas que no hay que pagar ni al contado ni en cuotas, cosas que van marcando huellitas en nuestra vida.
¿Quién nos puede negar pasar momentos felices? ¿Quién nos puede prohibir sonreír? ¿Quién nos impide seguir adelante con la mejor de las sonrisas aunque el golpe haya sido fuertísimo?
¿Quién? Nadie! Sólo nosotros mismos.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada